Situación de banca europea no perjudicaría a filiales mexicanas